1 ago 2017

¿Qué sucede cuando la enfermedad es sólo el comienzo?

Todos hemos tenido esta inquietud.

Es esa voz interior que escuchamos cada vez que vamos al médico. No importa si es una visita o prueba de rutina. No hace diferencia que sepamos que esos dolores de cabeza se deben principalmente al cansancio y al estrés en lugar de un tumor cerebral. Esa vocecita siempre está presente para susurrarnos ¿qué tal si…?

Lo bueno es que, como un experto en el campo de los seguros, usted tiene respuestas más adecuadas para esta pregunta que la mayor parte de las personas. Mejor aún, es que puede compartir estas respuestas con sus clientes.

Comience alterando totalmente el orden usual de una conversación de seguros. No pregunte qué harían sus seres queridos en caso de que el asegurado llegara a falta. Pregunte en vez, ¿Qué sucedería si la enfermedad es sólo el comienzo? Es probable que no hayan considerado esto.

Sin embargo, es necesario plantear esta posibilidad.

Para muchas personas, una situación médica seria no es una sentencia de muerte. Al contrario, es el comienzo de un nuevo capítulo en sus vidas. Es una nueva etapa que incluye facturas de hospital y medicamentos nuevos. Además, mantiene las mismas obligaciones financieras que el capítulo anterior de sus vidas. 

Por lo tanto, ¿cómo puede ajustar su pregunta? Los seguros médicos pueden ser extremadamente útiles en estos casos. Pero, el creciente costo de los mismos dificultad su accesibilidad para muchas personas.

Esta es la gran ventaja financiera de la cobertura para enfermedades graves. Por lo general, es más económica que un seguro médico y protege al asegurado de un grave caso de que pasaría si. Incluso de aquellas situaciones que nunca habían considerado antes.  

Claro, es posible que hayan pensado en la posibilidad de cáncer o enfermedades cardiacas en algún momento de sus vidas. Sin duda es algo que viene a la mente cuando la tentación de un segundo plato de tres leches es difícil de vencer. Pero, ¿quién piensa en la posibilidad de perder la vista o la audición? O, ¿quiénes consideran las posibles consecuencias de una quemadura en tercer grado?

Una buena cobertura para enfermedades graves incluye estos riesgos y muchos más.

Un Enfoque en el Futuro y no en las Finanzas

No es fácil entablar este tipo de conversación sobre cambios tan radicales en la vida. Especialmente cuando los cambios no son positivos. Además, el tema de los seguros puede ser muy técnico. Con toda la terminología de primas y montos por pagar, podemos olvidar la importancia de enfatizar el verdadero valor de la cobertura.

Su verdadero valor radica en las posibilidades. Cuando el que pasaría si se convierte en lo siguiente, todos deseamos las mismas dos cosas. Lo primero es la certeza de que habrá estabilidad en todas las otras partes de nuestras vidas. La segunda es la libertad de elegir cómo nos adaptamos a nuestras nuevas circunstancias. Al ayudar a su cliente a seleccionar un plan de seguro para enfermedades graves adecuado, puede proveerle ambas cosas.

Una enfermedad puede ser sólo el comienzo, pero esto no significa que la historia tenga que terminar trágicamente.  

 

 

Artículos relacionados