¿El dinero puede comprar el bienestar? Una respuesta compleja

6 mar 2020

¿El dinero puede comprar el bienestar? Una respuesta compleja

Tiempo de lectura : 3 minutos, 18 segundos

La relación entre dinero y bienestar puede ser tan compleja como la relación entre dinero y felicidad.  Una de las afirmaciones populares es que el dinero no puede comprar la felicidad. Sin embargo, algunas investigaciones en la última década, en el campo de la psicología, concluyen que tanto el ingreso permanente como la riqueza son buenos indicadores del grado de bienestar y satisfacción con la vida. 

Parece haber por lo menos dos líneas de pensamiento sobre la relación entre las finanzas y el bienestar subjetivo. Por un lado, hay quienes dicen que el dinero es esencial para ser felices y que hay algo espiritualmente pretencioso en afirmar que no es así. Por el otro, se dice que el dinero no puede ser la meta principal porque lo único que realmente importa es hacer lo que nos gusta para ser felices.

Un punto medio en esta discusión podría ser que la relación positiva que tiene el dinero con el bienestar no es algo constante.  Por ejemplo, se ha demostrado que a medida que aumentan los ingresos, la contribución que hace el dinero a la satisfacción con la vida se reduce. A mayor riqueza no necesariamente más felicidad y bienestar.

El economista y premio Nobel Daniel Kahneman sostiene que los ingresos más altos hacen poco para mejorar la satisfacción con la vida e incluso pueden causar más ansiedad y estrés. “La mayoría de las personas creen que serían más felices si fueran más ricas, pero la evidencia del estudio sobre el bienestar subjetivo es en gran medida inconsistente con esa creencia”, dice el estudio publicado en Science.

Pero al mismo tiempo, la vida práctica demuestra que tener mejores ingresos hace la vida más fácil, sobre todo entre aquellos que tienen poco dinero.  Incluso después de que alguien llega a satisfacer las necesidades más básicas, alimentos, ropa, vivienda, descanso y afecto, entre otras, y a medida que las finanzas mejoran, la vida ciertamente se vuelve más cómoda.

Entonces, una vez que se satisfacen las necesidades básicas ¿en qué punto el dinero cobra un significado distinto en el bienestar de una persona?

El Impacto del Dinero en Cómo Somos

Los psicólogos y sociólogos que estudian el impacto de la riqueza y la desigualdad en el comportamiento humano han descubierto que el dinero afecta la moral, las relaciones y la salud mental, e influye poderosamente en los pensamientos y acciones de manera que a menudo desconocemos, independientemente de la situación económica de cada uno.

Un estudio que analizó las conductas de las personas en relación con los ingresos concluyó que la riqueza puede estar reñida con la empatía y la compasión. La investigación publicada en Psychological Science hace unos años decía que las personas de bajos ingresos económicos eran mejores para leer las expresiones faciales de los demás, un importante marcador de empatía, que las personas más ricas.

Según ha demostrado la ciencia, la riqueza puede aumentar la capacidad de dar a los demás, pero también tiende a disminuir el deseo de hacerlo y a reducir el sentimiento de empatía.

En el otro lado del espectro, las personas de menos ingresos con frecuencia juzgan y estereotipan a aquellos que tienen más dinero, al juzgarlos como “fríos e insensibles”. Las personas ricas suelen ser una fuente de envidia y desconfianza, tanto que algunas personas tienden a vincular las ganancias de una compañía con un supuesto daño social, independientemente de las acciones de la compañía en la realidad.

Más allá de las investigaciones académicas, la reflexión debe ser una oportunidad de cambio y aprendizaje. Cualidades como la empatía, la compasión y la gratitud constituyen un componente esencial del bienestar, también probado por la ciencia.  Existe evidencia sustancial que sugiere que participar en actos de generosidad es una estrategia efectiva que mejora la salud mental. El bienestar, finalmente, es un conjunto de habilidades que se pueden aprender y cultivar con el tiempo.

Fuentes: Would You Be Happier If You Were Richer? A Focusing Illusion“Having Less Giving More”: the influence of social class on prosocial behavior., Psycological Science, Social Class, Contextualism, and Empathic AccuracyMoney and Happiness: Income, Wealth and Subjective Well-BeingDr. Richard Davidson, The Four Constituents of Well-Being

 

 

Suscríbase a Dr. PALIG Wellness

Suscríbete hoy y recibe actualizaciones mensuales de exclusivos blogs de bienestar.

Artículos relacionados