30 may 2017

La Fórmula del Éxito para las Ventas de AP

El negocio de los seguros se basa en las personas. Más específicamente, se trata de ayudarlas a protegerse contra los riesgos – riesgos para sus familias, sus negocios o su seguridad financiera – y todo esto comienza con una conversación.

Los asesores financieros exitosos pasan una gran parte de su día creando vínculos con clientes actuales o potenciales. Aquí es donde entra en juego la filosofía del 10- 2-8. De cada 10 prospectos con los que habla el asesor, hay una alta probabilidad de que dos de esas personas estén de acuerdo en invertir en un seguro de vida. De esas, quedan todavía ocho personas que a lo mejor consideran que un seguro contra accidentes se ajusta mejor a sus necesidades, a sus prioridades, o a los recursos económicos que tienen disponibles.    

La gama de beneficios de la cobertura contra accidente personal es tan amplia que un asesor sagaz puede escoger y seleccionar los más relevantes para cada una de esas ocho conversaciones. Para una persona que ya tiene un seguro de vida, la cobertura de accidente personal puede ser una manera de proteger dicha inversión. Para alguien con inquietudes particulares sobre su salud, la cobertura de AP  puede ser una alternativa económica a un seguro médico más amplio.  

El AP también puede considerarse por sí solo ya que la vida es así de impredecible. Los accidentes pueden ocurrir en cualquier momento y en cualquier lugar, muchas veces con consecuencias devastadoras. En el 2016, el Consejo Nacional de Seguridad de los EE.UU., estimó que cada cuatro minutos ocurría una muerte a causa de lesiones accidentales.   

Igualmente, la Organización Mundial de la Salud (WHO, siglas en inglés) estima que anualmente alrededor de 50 millones de personas alrededor del mundo sufren lesiones no-fatales como resultado de un accidente automovilístico. Esta cifra destaca uno de los aspectos más importantes de la cobertura de AP – los beneficios en vida como reembolso por gastos médicos e ingresos por discapacidad.

Por muchos años, los seguros se han enfocado en lo que sucede con sus seres queridos después que uno falte. La cobertura de accidente personal comienza con la pregunta opuesta. ¿Qué sucede si usted sobrevive un accidente o enfermedad grave? ¿Cuenta con los recursos financieros necesarios para mantener su estándar de vida y nivel de calidad de vida?

Los asesores financieros que se rigen y venden sus productos con la filosofía del 10-2-8 crean numerosas oportunidades para hacer este tipo de preguntas que incitan a la reflexión y ofrecen el seguro de accidente personal como una solución para ocho de cada diez clientes potenciales.   

Es una fórmula con resultados exitosos.

Artículos relacionados