Salud bucal,  cuando el riesgo va más allá de los dientes

3 ago. 2021

Salud bucal, cuando el riesgo va más allá de los dientes

Estimado tiempo de lectura: 5 minutos

La incidencia de caries, uno de los principales problemas de salud oral, sigue siendo alta en la mayor parte del continente americano, con cifras que no han cambiado de manera significativa en los últimos 30 años. El atraso en la atención de una afección que comienza en la infancia, la prevalencia de caries en la población escolar, en promedio, de un 90%, o la carencia completa de cuidado dental, siguen impactando en el bienestar general.

Expertos en salud oral remarcan varias brechas que zanjar en el cuidado dental de los habitantes de la región, que muestran que es un entramado complejo de reparar, que involucra la acción de las autoridades de salud, la industria de la belleza bucal y el cuidado personal.

Entre ellas, destacan la falta de educación de los habitantes de la región en salud bucal, producto en parte de las pocas campañas a nivel nacional y comunitario; y la escasez de dentistas y profesionales de salud relacionados, como asistentes y técnicos.

man with hand on the side of his cheek indicating toothache

En este último punto la disparidad es notoria. Por cada 10,000 habitantes, México tiene 1.37 dentistas; Guatemala, 0.1; Honduras, 0.33 y El Salvador 8.7. Esto comparado con 15.35 dentistas por cada 10,000 habitantes en Argentina; 14.5 en Uruguay y 10.1 en Colombia. Estados Unidos tiene 6.1 dentistas por cada 10,000 habitantes.

La brecha en las cifras de la enfermedad dental y los tratamientos en la región también es geográfica y socioeconómica. Estudios muestran una enorme diferencia en el acceso a la atención dependiendo del ingreso, y en la calidad de la boca de las personas que viven en ciudades comparado con las que viven en zonas rurales.

Como ejemplo, un análisis realizado en Perú con 604 estudiantes en comunidades rurales reveló una prevalencia de caries dental del 85.26%, de las cuales el 62%  no fueron tratadas, mientras que  en las zonas urbanas ese porcentaje, aunque también alto,  era 10 puntos menor, según el mismo estudio.

Problemas que no terminan en la boca

La Asociación Latinoamericana de Salud Oral promueve, entre otras medidas, la intervención a nivel comunitario, el mayor acceso a los tratamientos odontológicos y, sobre todo,  la restricción del consumo de azúcar, azúcares agregados y productos endulzados que, junto a una pobre higiene dental, son la alfombra roja para las caries y otros problemas de salud más graves.

Aunque parezca obvio mencionarlo, la boca no está separada del resto del cuerpo. Cada problema de salud bucal, en los dientes y encías, impacta en la salud general y, de hecho, puede ser una de las causas de afecciones médicas mucho más serias que una caries.

En primer lugar, la boca es la entrada al organismo, la primera estación del sistema digestivo y respiratorio, y está llena de bacterias. Si no se mantiene una higiene dental adecuada, cepillándose los dientes dos o tres veces al día y utilizando hilo dental, las bacterias en la boca crecen y provocan caries e inflamación.

Pero, además, también pueden trasladarse a otras partes del cuerpo, “ayudando” al desarrollo de ciertas enfermedades que pueden poner en riesgo la vida, por ejemplo:

  1. Enfermedad cardíaca y diabetes. Diferentes estudios indican una relación entre enfermedades graves de las encías, como la gingivitis, y el desarrollo de males del corazón como la endocarditis, y de la diabetes tipo 2. 
  2. Neumonía bacteriana. Las bacterias en la boca pueden viajar a los pulmones, depositándose en sus cavidades y abriendo camino a esta  afección.
  3. Riesgos durante el embarazo. Las mujeres que tienen caries no tratadas durante el embarazo corren mayor riesgo de tumores (benignos) en las encías a causa del aumento de placa por los cambios hormonales propios del estado. Además existe el mito de que no hay que ir al dentista durante un embarazo, cuando en realidad es todo lo contrario, mantener una buena higiene bucal en esta etapa no solo evitará enfermedades para la mamá sino también para el bebé. Estudios destacan el aumento de partos prematuros y bebés con bajo peso al nacer en madres con enfermedad bucal.
  4. Control de la diabetes. La enfermedad bucal puede impactar en los niveles de azúcar en sangre, volviendo más complejo el control de la diabetes.

Otras afecciones que cobran su peaje en la salud bucal son los trastornos alimentarios como la anorexia o la bulimia, la mala nutrición, y enfermedades que afectan el nivel de saliva en la boca, provocando sequedad bucal o la producción excesiva de saliva.

Y, por supuesto, el consumo de tabaco. Las personas que fuman tienen 3 veces más probabilidades de perder todos sus dientes que las que no tienen este hábito.

La pérdida de dientes y la enfermedad de las encías, junto con las caries, son las tres afecciones bucales de mayor incidencia a nivel regional y mundial.

woman getting a dental cleaning

Examinando la boca se pueden detectar afecciones que van más allá de la barrera de los dientes, de manera temprana. Y no solo las que el cuerpo puede desarrollar naturalmente: el abuso doméstico puede revelarse en la forma de dientes rotos o dañados.

Se habla, se come, se respira a través de la boca. Las enfermedades bucales pueden causar dolor e infecciones que generan problemas para comer, hablar y aprender. Tener una boca enferma, o haber perdido dientes, afecta las relaciones sociales e incluso el éxito académico o laboral. No se trata solo de tener dientes más blancos. Se trata de tener dientes sanos.

Hay medidas sanitarias eficaces que podrían disminuir el número de caries y otras complicaciones bucales con intervenciones relativamente económicas, la más simple: agregar fluor al agua. Se calcula que por cada dólar que se gaste en la fluoración del agua, se ahorrarían $250 dólares en el tratamiento de problemas dentales futuros, según datos de la Asociación Panamericana de la Salud (OPS).  Además de evitar los gastos del propio bolsillo en las visitas y los costos odontológicos.

E integrar la atención dental en el marco de una estrategia de salud física integral, conectando los servicios de odontología con los de atención primaria, no solo ayudaría a las personas a sonreír sino que ahorraría dinero previniendo enfermedades y mejorando la calidad de vida.

Suscríbase a Dr. PALIG Wellness

Suscríbete hoy y recibe actualizaciones mensuales de exclusivos blogs de bienestar.

Artículos relacionados