COVID-19  no es solo una enfermedad respiratoria

10 feb. 2021

COVID-19 no es solo una enfermedad respiratoria

Tiempo de lectura: 6 minutos

La pandemia de COVID - 19 no discrimina: literalmente todas las personas están en riesgo de infectarse con el nuevo COVID - 19 y desarrollar la enfermedad. 

Sin embargo, el estado de salud de la persona puede impactar en el desarrollo y la gravedad de la infección, y en su pronóstico. Pero incluso en aquellas personas sin afecciones previas, la ciencia está observando que pueden aparecer problemas de salud de largo plazo.

Hay mucho por saber sobre este nuevo germen, que tiene una conducta errática. Pero en apenas un año de investigación, los científicos ya tienen algunas certezas: se sabe que el SARS-COV-2 es más grave y mortal en aquellos individuos que tienen una salud vulnerable, como los adultos mayores o las personas con afecciones preexistentes, y que la enfermedad parece no ser exclusivamente una afección respiratoria.

Sobre la salud cardíaca, ya se pueden afirmar dos cosas:

  • La presencia de afecciones cardiovasculares subyacentes en pacientes con COVID-19 se asocia con una mayor gravedad y una más alta mortalidad.
  • A su vez, covid-19 también puede causar trastornos cardiovasculares, como lesión del miocardio, arritmias, síndrome coronario agudo y tromboembolismo venoso (una afección que incluye trombosis venosa profunda y embolias pulmonares, cuando se presentan coágulos en las venas y los pulmones).

Cardíacos en mayor riesgo

Un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard y del Centro Cardíaco y Vascular del Brigham and Women's Hospital, ambas entidades con sede en Boston, Massachusetts, analizó a 8,910 pacientes con COVID -19. De ellos, 515 (5.8%) murieron en el hospital, y 8,395 sobrevivieron y fueron dados de alta.

En su conclusión, los investigadores explicaron que los factores que encontraron asociados a un mayor riesgo de muerte intrahospitalaria por covid fueron estos:

  • Edad, mayores de 65 años
  • Personas con enfermedad de las arterias coronarias
  • Insuficiencia cardíaca
  • Arritmia cardíaca
  • Consumo de tabaco (actual o previo)

Otro trabajo del Colegio Americano de Cardiología, llegó a la misma conclusión: si los pacientes cardíacos contraen o desarrollan COVID - 19, tienen una probabilidad más alta de sufrir una forma grave de la enfermedad, y mayor riesgo de muerte.

Woman having her blood pressure taken in hospital bed
Doctor examining veins on a leg

Hay muchas investigaciones en curso sobre el vínculo COVID – 19 -corazón, pero la explicación simple es que el virus se “aprovecha” de la fragilidad de sistemas inmunes dañados por afecciones previas, como la enfermedad cardíaca, la hipertensión y el colesterol alto, entre otras.

¿Es COVID - 19 una enfermedad cardíaca?

A pocos meses de declararse la emergencia global por el nuevo COVID - 19, hace casi un año, los médicos de emergencia y los cardiólogos comenzaron a observar que pacientes con COVID - 19 sin afecciones preexistentes del corazón estaban desarrollando síntomas cardíacos.

Un estudio de marzo de pacientes de Wuhan, en China, la zona cero en donde se originó la pandemia,, reveló que el 19% de 416 pacientes había mostrado señales de daño cardíaco luego del diagnóstico de COVID - 19 y de haber sufrido la enfermedad.

Este trabajo observó lo que muchas otras investigaciones seguirían confirmando: los pacientes que ya tenían una enfermedad cardíaca antes de contraer el COVID - 19 tuvieron muchas más probabilidades de presentar daño cardíaco después. Pero algunos pacientes sin enfermedad cardíaca previa también mostraron señales de este daño.

Lo que todavía es un misterio para la ciencia es porque este daño se presenta en algunos pacientes y no en otros, de manera realmente aleatoria.

Este fenómeno de la afección cardíaca producto de la infección por COVID - 19 se ha estado registrando en todo el mundo. La Federación Mundial del Corazón presenta un resumen de algunos de estos inquietantes hallazgos:

  • Aunque todavía se necesitan más datos, la evidencia sugiere que incluso las personas diagnosticadas con COVID - 19 que son asintomáticas podrían correr el riesgo de desarrollar problemas cardíacos. 
  • Otro estudio registró evidencia de posible miocarditis en 5 de 26 atletas estadounidenses que se infectaron con el COVID - 19 con síntomas leves o sin síntomas.
  • Médicos de la Universidad de Edimburgo examinaron ecocardiogramas de más de 1,200 pacientes con COVID - 19 en 69 países y encontraron problemas cardíacos en el 55%, y 1 de cada 7 presentó signos de "anomalías graves".

Aunque COVID - 19 se ha clasificado como una enfermedad respiratoria, científicos creen cada vez más que necesita una definición más amplia, ya que en algunos casos afecta a múltiples órganos y sistemas del cuerpo.

Este conocimiento temprano del vínculo entre COVID - 19 y el corazón hizo que los sistemas de atención incorporaran a un cardiólogo en sus equipos de respuesta a COVID - 19. También se sumó el ecocardiograma como parte del examen de rutina en pacientes que ingresan al hospital con COVID - 19 diagnosticado o un cuadro de COVID - 19. 

Científicos creen que determinar cómo afecta el virus al corazón puede ayudar a los médicos a decidir qué curso de acción seguir para salvar vidas.

Acciones que ayudan

El problema que subyace a la enfermedad cardíaca preexistente es la falta de controles y el acceso a la atención médica.

Por ejemplo, la enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte en Latinoamérica, sin embargo, un alto porcentaje de las personas con problemas cardíacos no recibe tratamiento oportuno, y no tiene bien controladas afecciones como la presión alta o el colesterol.

Este grupo está en mayor riesgo si desarrolla COVID - 19.

Por eso, los médicos instan a las personas con acceso a no retrasar la atención médica, y no dejar de tomar los medicamentos para controlar afecciones médicas preexistentes. Y piden a los sistemas de salud y a los gobiernos que se mejore el acceso a la atención médica para el mejor control y manejo de estas enfermedades no transmisibles que abren la puerta a infecciones complejas.

Mientras tanto, si se tiene una afección preexistente, no hay espacio para el descuido. Hay que protegerse del COVID - 19:

  • Siguiendo estrictamente las medidas de salud pública y autoridades sanitarias
  • Usando máscara, de ser posible doble o con buen filtro
  • Manteniendo la distancia física cuando se está cerca de otras personas o en lugares públicos
  • Lavándose las manos con frecuencia
  • Manteniéndose informado sobre las opciones de vacunación en su área para recibir las dosis lo antes posible.

Por último, las personas no deben dejar de hacer sus controles y estudios de rutina, aunque la pandemia siga. Hacer una cita para ponerse al día con el médico de atención primaria o el cardiólogo, especialmente si hay cambios en el estado de salud, es la mejor decisión.

Create your own user feedback survey

Suscríbase hoy y reciba nuestro boletín mensual con artículos de bienestar, información de productos y noticias de la compañía

I confirm that I have read and agree to PALIG'S Website Privacy Policy*

Artículos relacionados