¿Pérdida de la memoria? Podría ser “amnesia digital”

27 mar 2018

¿Pérdida de la memoria? Podría ser “amnesia digital”

Todo el mundo se olvida cosas de vez en cuando. La memoria no es algo perfecto y no depende de la edad que tengamos. Algunas personas pueden recordar con lujo de detalles un acontecimiento de veinte años atrás o mencionar el elenco completo de una película; otras no son capaces de recordar el cumpleaños de su hijo o el nombre de un pariente. El cerebro humano no fue hecho para recordar absolutamente todo. De la misma manera que borramos emails cuando el buzón de correos está lleno, nuestro cerebro se deshace de recuerdos o datos que no necesita para almacenar otros que considera más relevantes.  ¿Cuándo los problemas de memoria pueden ir más allá de lo normal?

La pérdida de la  memoria no es algo relacionado exclusivamente con el envejecimiento, como la gente cree. Hay investigaciones recientes que señalan a la tecnología como la causa principal de la pérdida de memoria a una edad cada vez más temprana.

¿Los teléfonos inteligentes están debilitando nuestra memoria?

¿Puede usted recordar los números de teléfonos de sus familiares o amigos?

¿Sabe cuándo tiene programada la próxima cita con el dentista? Podemos utilizar nuestros teléfonos móviles como guías telefónicas, calendarios de citas, portales de Internet, calculadoras, mapas y muchísimo más. Parecen capaces de realizar una gama casi ilimitada de actividades cognitivas para nosotros.

Pero, si bien los smartphones y las tecnologías móviles ya son parte de nuestra vida y son herramientas flexibles y potentes para resolver situaciones cotidianas, también existe una percepción creciente de que la presencia habitual de estos dispositivos puede tener un impacto negativo y duradero en nuestra capacidad de recordar, prestar atención y regular emociones.

En un mundo cada vez más conectado, nuestra inclinación a olvidar hechos que podemos obtener de un dispositivo digital o de Internet, conocido como "amnesia digital", podría exacerbarse por la necesidad de conseguir lo que queremos en cuestión de milisegundos, según un estudio de la compañía de ciberseguridad Kaspersky Lab, con sede en el Reino Unido.

Basado en una encuesta a 1,000 estadounidenses, de entre 16 y 55 años de edad, divididos en partes iguales entre hombres y mujeres, el informe señaló que casi la mitad (44%) de los participantes consideraba que su teléfono inteligente "servía como su memoria" y contenía todo lo que necesitaban recordar.

Aun así, cierta información parece quedar en nuestra memoria más fácilmente que otra. Alrededor del 70% de los encuestados podría recordar el número de su pareja. Sin embargo, sólo el 34% pudo llamar a uno de sus hijos sin verificar primero el número, y menos de la mitad (45,4%) pudo llamar a su trabajo.

Sin mirar el teléfono o marcar automáticamente el número, el 44% no pudo llamar a sus hermanos. Más de la mitad (51.4%) desconocía los números de sus amigos y el 70%, el de sus vecinos.

Los resultados mostraron que el 91% de los encuestados admitió su dependencia a Internet y a los dispositivos móviles como una herramienta para recordar y como una extensión de su cerebro. En términos de desarrollo de la memoria, los expertos consultados para el informe resaltaron cómo la falta de uso de la información almacenada en nuestra memoria  puede tener como resultado la dilución o desaparición de esos recuerdos.

Otro estudio, realizado por la Escuela de Negocios McCombs de la Universidad de Texas en Austin, sugirió que la mera presencia de un teléfono inteligente reduce la capacidad cognitiva disponible y afecta el funcionamiento cognitivo, a pesar de que las personas sienten que están prestando toda su atención y enfoque a la tarea que tienen entre manos.

El efecto en los niños y adolescentes

La interacción con las tecnologías digitales son especialmente atractivas para los chicos de hoy, para quienes muchas interacciones sociales tienen lugar en línea.

La generación actual está desarrollando períodos de atención cada vez más cortos debido a su mayor contacto con la tecnología, sumado a eso la utilización de pantalla empieza a edades cada vez más tempranas, según un reporte publicado en el Journal of Child and Family Studies.

Los teléfonos inteligentes, y las tecnologías móviles relacionadas, tienen el potencial de afectar una amplia gama de dominios cognitivos, según concluyó una investigación publicada en la revista Frontiers in Psychology.

Si bien la investigación empírica sobre los impactos cognitivos de los smartphones sigue siendo bastante limitada,  es crucial entender cómo nos afecta para poder tomar los pasos necesarios y mitigar las posibles consecuencias negativas.

Un tema particularmente importante, que requiere más estudios, es el efecto de los teléfonos inteligentes en niños pequeños. A pesar de las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría (AAP) todavía se sabe poco acerca de la edad más apropiada para que un niño comience a usar un teléfono inteligente, y sobre las consecuencias que puede tener el uso temprano en la vida de las personas.

No solo es culpa de la tecnología

No sabemos con seguridad qué efectos tendrá a largo plazo el usar la tecnología digital como una extensión de nuestro cerebro, para almacenar datos. Pero sí sabemos con certeza que la falta del ejercicio de memorizar no es el único factor que puede arruinar nuestra memoria, hacernos más flojos mentalmente y aumentar nuestro riesgo de sufrir de demencia. El estilo de vida sedentario, lo que comemos y cómo dormimos pueden afectar nuestra capacidad de concentración y atención, y también acelerar la pérdida de la memoria.

El cerebro es un “músculo” que necesita ejercitarse. El ejercicio físico y mental van juntos. De hecho, las personas que practican ejercicios aeróbicos no sólo están logrando una mayor capacidad cardíaca, sino que están mejorado su salud mental y más aún, están preservando su memoria.

 

Fuentes:

Frontiers in Psychology , Smartphones and Cognition: A Review of Research Exploring the Links between Mobile Technology Habits and Cognitive Functioning”, Harvard Medical School, “Improving Memory”, American Academy of Pediatrics, “Media and Young Minds”

 

 

Suscríbase a Dr. PALIG Wellness

Artículos relacionados