10 oct 2017

¿Es Mi Personalidad Una Virtud O Un Riesgo Para Mi Corazón?

La personalidad

En pocas palabras se trata de las diferencias individuales de pensamiento, sentimiento y comportamiento[1], que evolucionan a partir de factores biológicos y ambientales[2], y que si bien comienza a formarse desde muy temprano en la niñez (incluso antes de desarrollar el habla), continúa cambiando de manera significativa durante toda la vida[3].

¿Sabías que la palabra persona en Latín significa máscara?

La teoría de las ‘Personalidades A y B’

Según la teoría de las ‘Personalidades A y B’, las personas podemos recaer en tres grandes grupos de riesgo según nuestro tipo personalidad; la primera (tipo A) se atribuye a personas competitivas y agresivas, la segunda (tipo B) a personas más tranquilas y pasivas y la tercera (AB), es una combinación de ambas[4].

¿A qué personalidad me parezco más?

Los riesgos asociados a mi tipo de personalidad

Según el estudio conducido por Friedman y Rosenman, los cardiólogos que desarrollaron la teoría en los años 50, aquellas personas con personalidad de tipo A, corren cerca del doble del riesgo de sufrir enfermedades cardíacas e hipertensión que aquellas con una personalidad de tipo B[4]. Los tipos de riesgo asociados a la personalidad de tipo A, están asociados a la presencia constante de componentes como el sentido de urgencia, impaciencia, competitividad, enojo y hostilidad, los cuales pueden llevar al cuerpo a un estado de alerta que incrementa la actividad del sistema simpático nervioso (el encargado de regular el funcionamiento de nuestros órganos y las funciones automáticas de nuestro cuerpo, como la respiración) y debilita nuestro organismo[5].

Soy de personalidad tipo A, ¿qué puedo hacer para reducir el riesgo?

Manejar tus tiempos para reducir el sentido de urgencia e impaciencia y buscar técnicas de autocontrol que te ayuden a calmarte. Algunas técnicas para el manejo de emociones incluyen[6]:

  1. Pensar antes de hablar (no solo tomate el tiempo de pensar lo que vas a decir en un momento difícil, deja que los demás lo hagan también)
  2. Una vez te has calmado, expresa tu malestar (de forma asertiva y sin confrontar, así evitarás lastimar a alguien)
  3. Ejercítate (la actividad física puede ayudar a reducir el estrés)
  4. Tomate un tiempo libre (un descanso entre reuniones tal vez te haga sentir mejor para lo que viene en el resto del día)
  5. Identifica posibles soluciones (en vez de enfocarte en lo que te molesta, busca soluciones. Si tu pareja siempre llega tarde a la cena, agéndala a otra hora)
  6. Cambia el tú por el yo (en vez de culpar al otro [tú siempre dejas los platos sucios], usa el ‘yo’ para describir el problema [me molesta que siempre sea yo quien lava los platos])
  7. No guardes resentimiento (perdonar a alguien que te hizo enojar probablemente sirva para que ambos aprendan de la situación)
  8. Usa el humor para deshacerte de la tensión (el sarcasmo puede ser ofensivo, pero un poco de humor para reírse de lo que te molesta, ayuda a relajar el cuerpo)
  9. Aplica técnicas de relajación (respira profundo, imagínate un paisaje, escucha música o repite frases que te calmen)
  10. Sé consiente de cuándo necesitas ayuda (controlar el enojo es un reto. Busca ayuda si sientes que no puedes controlarlo, te lleva a hacer cosas de las que te arrepientes o has lastimado a los que te rodean)

Ahora que tienes mayor conocimiento de tu personalidad

Si te interesa conocer más sobre tu tipo de personalidad, contesta los siguientes tests gratuitos: http://www.cepvi.com/index.php/test/test-clinicos/test-de-personalidad-tipo-a

[1] https://www.simplypsychology.org/personality-a.html

[2] http://www.gbhealthwatch.com/Trait-TypeA-Personality.php

[3] http://www.mayoclinic.org/healthy-lifestyle/adult-health/in-depth/anger-management/art-20045434

[4] http://www.apa.org/topics/personality/

[5] https://en.wikipedia.org/wiki/Personality#cite_note-Handbook-1

[6] https://en.wikipedia.org/wiki/Personality_development#cite_note-Roberts.2C_B._W._2010_pp._375-398-2

[7] https://www.theguardian.com/lifeandstyle/2009/mar/07/personality-type-a-type-b

Artículos relacionados