Noticias y Perspectivas

25 sep 2017

¿Qué ocurre cuando el resto de los hospitales del mundo alcanzan a los de Estados Unidos?

Por John Foley

El panorama global de servicios de salud está evolucionando rápidamente. Esto equivale a cambios para los proveedores en Estados Unidos.

El futuro de los servicios de salud en los Estados Unidos podría ser descrito como incierto. Los intentos politizados de una reforma han fallado y a no ser que las conversaciones sean menos partidistas no es probable que se desarrolle un modelo sostenible. Paradójicamente, esta incertidumbre tiene implicaciones tangibles para los hospitales de los Estados Unidos.

Mientras que los Estados Unidos debatían la reforma, otros países invertían en las infraestructuras de sus servicios de salud. Como resultado, muchos de ellos se están convirtiendo en alternativas viables para los hospitales de los Estados Unidos. Esto podría afectar la cantidad de pacientes internacionales que vienen a los Estados Unidos y podría significar que muchos estadounidenses a su vez, busquen alternativas en el extranjero para sus propias necesidades de servicios de salud. 

 

Destino Médico: El Efecto Dominó

El destino médico es cuando los pacientes reciben tratamientos médicos necesarios fuera de sus países de origen. No significa lo mismo que el turismo médico. Con el turismo médico, el tratamiento tiende a ser electivo y raramente existe una razón médica para dicho tratamiento.

Los Estados Unidos han sido siempre un destino popular para los pacientes internacionales. Este es especialmente el caso para los pacientes de América Latina y el Caribe. Sin embargo, ahora, países tales como Colombia, Brasil y Chile ofrecen otras opciones ya que han desarrollado sistemas que ofrecen tecnología e infraestructura comparable a la de los Estados Unidos.

Además, compiten favorablemente en otros aspectos. En muchas ocasiones comparan y hasta sobrepasan a sus equivalentes estadounidenses en:

En el 2015, los pacientes internacionales gastaron más de US$3.5 mil millones en los Estados Unidos. Esto es de acuerdo a la Cooperativa de Estados Unidos para Programas de Pacientes Internacionales (USCIPP, por sus siglas en inglés). Esas ganancias podrían disminuir si los pacientes internacionales comienzan a irse a otros destinos.    

Hay un efecto dominó obvio que ocurre gracias a todo esto. Cuando los hospitales producen menos ganancias, cuentan con menos dinero para invertir. Las investigaciones, nueva tecnología y el cuidado de pacientes día a día podrían ser impactados negativamente. Así mismo, los pacientes más afectados en este caso serían los estadounidenses a menos que comiencen también a buscar servicios en el exterior.    

 

La creatividad e innovación pueden crear una Ventaja Competitiva

Es muy fácil considerar la creatividad y la innovación como fuerzas disruptivas ya que provocan cambios que son por naturaleza disruptivos. Pero para los hospitales en los Estados Unidos estos cambios serán cruciales. El pensamiento creativo y la innovación constituyen el camino para mantener una ventaja competitiva. 

La innovación tecnológica es particularmente importante. Las herramientas digitales pueden transformar radicalmente la experiencia del paciente desde el diagnóstico hasta la recuperación y eso sin ni siquiera incluir la inteligencia artificial, la realidad virtual y la realidad aumentada. Estas herramientas redefinirán la manera en que los hospitales administran la información de los pacientes y proveen la atención médica, cosas que probablemente ocurran mucho antes de lo esperado.  

Los hospitales que adopten un enfoque atrevido y novedoso competirán mejor internacionalmente.

Únase a la Campaña hacia la Prevención

No todos los hospitales en el país se convertirán en centro médicos avanzados repentinamente. Lo que definitivamente pueden hacer es enfocarse en un modelo de servicios de salud orientado hacia más prevención, Actualmente, parte de la presión de los hospitales proviene del tratamiento de condiciones prevenibles o condiciones que pueden haber sido atendidas anteriormente por un médico primario.  

Las farmacéuticas son otro ejemplo. Muchos estadounidenses toman medicamentos con receta para condiciones que podrían controlar con cambios de comportamiento. Sin embargo, los cambios de comportamiento no son siempre fáciles de llevar a cabo y aún más difíciles de mantener. 

Los hospitales pueden jugar un papel con sus empleados y las comunidades que sirven. En Luisiana, Ochsner Health System ha tenido mucho éxito. Han exhortado a sus empleados a tomar decisiones saludables mientras trabajan.

Todos los hospitales pueden hacer un esfuerzo similar  para motivar el bienestar en su comunidad. Al hacer esto pueden ayudar a reducir la presión en sus recursos y eso podría hacer toda la diferencia, por lo menos hasta que la reforma de servicios de salud de los Estados Unidos se ponga al día con el panorama mundial cambiante de servicios de salud.   

 

John Foley es Presidente de Grupo en los Estados Unidos de Pan-American Life. Trabaja desde la oficina de Nueva Orleans, Luisiana.